excesos

Realizaron el reto mediante una videollamada.
Que llevemos cinco a√Īos de inhumanos recortes en nuestros derechos sin que, no s√≥lo no se haya producido una revuelta general entre los perjudicados, sino que el partido recortador haya sido el que m√°s votos ha obtenido en las √ļltimas elecciones generales, prueba el marasmo general en que nos hallamos.
chupitos pepino No s√© c√≥mo voy a explicar yo a mi hija de seis a√Īos que haya pol√≠ticos incapaces de explicar a sus hijas de seis a√Īos que la magia existe, y las cabalgatas, las carrozas, los pajes y sus Reyes, m√°s all√° de sus ropajes, de su sexo o de su raza, son eso: la ilusi√≥n personificada en la calle.
Después del exceso existe la purgación a través de las dietas extremas, que es una forma de vaciarse y ponerse límite. Pero en la medida en que se vuelve a la actividad normal, esa que en sí misma es limitada, estructurada con intervalos, todo debiese volver a su lugar. No se angustie.
Un hombre yace en la cama de un hospital. Y otro hombre, m√°s joven, pintor madrile√Īo de familia acomodada, va a visitarle. A veces, esas visitan no le sientan demasiado bien al hombre mayor. El joven recuerda. As√≠ empieza Par√≠s-Austerlitz, la √ļltima -y duele saber que va a ser realmente la √ļltima- novela de Rafael Chirbes.
Twitter Instagram Pinterest Facebook ¬ŅEres de los que se empachan en Navidad? Siete de cada diez espa√Īoles se exceden con