expatriados

Los pocos ciudadanos norirlandeses que acceden a hablar del tema me ayudan a entender que, adem√°s del sentimiento de pertenencia a distintas naciones, existe una tirantez no tanto religiosa como social. Los pro-ingleses son considerados como "ricos", y los pro-irlandeses como "pobres".
En los nueve primeros meses del a√Īo se han ido de Espa√Īa 420.150 personas, de ellos 365.238 eran extranjeros y 54.912 espa√Īoles
Aprovechando pues que los mauricianos de todas las confesiones son muy devotos de Ganesha y celebran su nacimiento me escapo unos d√≠as a Rodrigues (Rodrig en cr√©ole), la segunda isla en importancia de la Rep√ļblica de Mauricio tal y como coment√© en un post recientemente.
El ministro de Educación y Cultura, José Ignacio Wert, aseguró en julio que la "fuga de cerebros nunca puede considerarse
El Ministerio de Empleo y Seguridad Social estima que Espa√Īa perder√° casi un mill√≥n de habitantes en lo que resta de d√©cada
Es extraordinariamente frustrante para un padre ver marchar a sus hijos. Pero no se trata de mis sentimientos como padre, sino de mis sentimientos como ciudadano espa√Īol.
"Hello are you Ciaran? Nice to meet you!" Le doy la mano, que aquí lo de los dos besos no se lleva, y sin querer le doy un pisotón. Bfff , bien empezamos. (¡Ya os dije que soy muy torpe!). Me pongo roja pero él se ríe. Es el director de la revista online LeCool Dublín.
Personalmente, y ante la ausencia de políticas de crecimiento, no soy sin embargo optimista, y es por ello por lo que recomiendo a los parados -y especialmente a los más jóvenes- la emigración. De lo contrario, estos jóvenes pueden verse atrapados en su histéresis particular.
Somos la quinta nacionalidad que m√°s se ha dado de alta en la Seguridad Social irlandesa este a√Īo. S√≥lo nos superan Polonia, Reino Unido, Brasil y Ruman√≠a, por ese orden. Es evidente que no soy la primera JESP espa√Īola que llega a este pa√≠s, y me temo que tampoco ser√© la √ļltima.
Pese a que uno de cada tres parados de la Eurozona tiene pasaporte espa√Īol, hay casi cuatro griegos por cada espa√Īol trabajando en Alemania y m√°s de tres portugueses por cada espa√Īol que trabaja en Suiza, una balanza poco equilibrada en mi opini√≥n.