expatriados

Benjam√≠n Serra (Valencia; 1987) es periodista y estaba acostumbrado a hacer √©l las preguntas. Desde hace algo m√°s de un a√Īo
La televisi√≥n inglesa habla de un tipo que parece estar cambiando el sistema de bipartidismo espa√Īol. Hablan de √©l como el -acad√©mico de la coleta- que parece estar dispuesto a llevar el tim√≥n del pa√≠s. Pero te lamentas y vuelves a pensar en tus lentejas de casa mientras degustas el s√°ndwich de tu piso de Londres.
Supongo que es en cierto modo bueno que los partidos propongan cosas que interesen a los votantes, pero sobretodo si las piensan cumplir. Mientras tanto, yo seguiré esperando a que un partido de izquierdas haga propuestas que como las de Minsky me resulten mínimamente creíbles.
Despu√©s de 24 semanas de trabajo de campo, en las que he compaginado las pr√°cticas en una empresa con el env√≠o de mi curr√≠culum y actualizaci√≥n constante del perfil en Linkedin, he llegado a la conclusi√≥n de que ni Alemania es una fuente de empleo inagotable ni es una trampa para espa√Īoles.
A los no espa√Īoles les sorprende que me sorprenda que aqu√≠, mandando seis o siete CVs por internet, te pueden llegar a llamar de tres sitios para currar. Les sorprende que me sorprenda que puedas elegir tus d√≠as libres en el curro y las horas que quieres currar. Tambi√©n est√° lo de la universidad, y sus profesores...
Tras la Guerra Civil cientos de intelectuales espa√Īoles se instalaron en las universidades mexicanas huyendo de la persecuci√≥n
Es la sangre la que hace al alem√°n. Nacer aqu√≠, vivir a√Īos pagando impuestos o convertirse en un Premio Nobel no son razones suficientes para obtener la nacionalidad. S√≥lo las venas otorgan ese derecho. Este principio ha provocado un drama en cientos de miles de familias. Al Gobierno alem√°n le ha costado m√°s de una d√©cada plantearse un cambio en la ley.
"Me llamo Pepa y vivo en Berl√≠n". Ella es la 'flamenca exiliada', la protagonista de la campa√Īa lanzada por la Red Equo Joven
2014-02-06-20131023sesioncontrol.jpgLa mayor√≠a de los pol√≠ticos consideran que Alemania no quiere echar a los espa√Īoles sino a b√ļlgaros y rumanos, obviando la imagen de chup√≥pteros que nos atribuyen una parte de la opini√≥n p√ļblica. Cuesta reconocer que nos miren como nosotros miramos a los moros.
Hace muchos a√Īos fui alumna del Instituto espa√Īol Ca√Īada Blanch en la londinense Portobello Road. Un colegio para ingleses que quieren estudiar en el sistema educativo espa√Īol, y espa√Īoles que viven y residen en Londres. El Gobierno, en su plan de recortes pretende cerrar la guarder√≠a.