explotacion

Guterres sostiene que crecen las denuncias no necesariamente porque haya más casos, sino más confianza y seguridad para denunciar.
¿Quién podría estar en contra de la creatividad? Yo, desde luego, no. Y tampoco Oli Mould, autor del libro Contra la creatividad
naciones unidasEspero que usted esté de acuerdo conmigo en que lo que el mundo necesita para poner fin a la desigualdad es un sistema transparente de valor compartido en el comercio global, y no glamour en la ONU o el bombo publicitario en los medios. Ningún café, té, cacao o cualquier otro producto debe ser considerado ético, sostenible o justo hasta que todas las niñas en las comunidades que los producen puedan asistir a la escuela secundaria.
ropaSolo en Bangladesh un cuarto de millón de mujeres, muchas de ellas solas, trabaja para acallar su hambre y la de sus hijos. A nosotros, bienvivientes en el Occidente cristiano, democrático, libre y solidario, Fatema y todas las demás nos importan, de hecho, un carajo.
infiernoAsí es trabajar en el infierno. Cientos de mineros extraen azufre a diario de uno de los lugares más hostiles del planeta, el cráter del Kawah Ijen, en la isla de Java (Indonesia). Allí han muerto, desde 1968, 80 trabajadores asfixiados, despeñados, aplastados por piedras o tragados por la tierra tras caer en una grieta.
supermujeresEstoy convencido que es posible cambiar el mundo con tan solo 10 centavos de dólar por cada taza de café, té y cacao que bebemos en los países desarrollados. El valor compartido no es un acto de caridad. Es un acto de justicia con quienes trabajan arduamente para producir lo que nosotros disfrutamos.
amsterdam"España es el tercer país del mundo que más consume sexo de pago, después de Tailandia y Costa Rica." Es el rotundo titular que dejó la reciente visita de Mabel Lozano al programa de televisión Un tiempo Nuevo de Cuatro con motivo del estreno de su último documental. Pero, ¿es eso cierto?
niño tai Desde hace décadas, las "mujeres jirafa" representan como nadie la tiranía del turismo y de un gobierno sin escrúpulos, encarceladas en un campo de refugiados maquillado de poblado tradicional. El negocio no se para por nada ni por nadie: casi 10.000 turistas lo visitaron a lo largo del año pasado.
Síguenos en Facebook La presidenta de la organización, Mercedes García de Vinuesa, ha asegurado durante la inauguración que
portadaLa potente mezcla de hechos, cifras, poesía, teoría abstracta y fotografías que hay en Un séptimo hombre nos abre a la experiencia deshumanizante de la migración para revelar una falta embrutecedora de libertad en el corazón del capitalismo neoliberal, que John Berger reconoce sin rodeos como "fascismo económico".