extranjeros en alemania

Es la sangre la que hace al alemán. Nacer aquí, vivir años pagando impuestos o convertirse en un Premio Nobel no son razones suficientes para obtener la nacionalidad. Sólo las venas otorgan ese derecho. Este principio ha provocado un drama en cientos de miles de familias. Al Gobierno alemán le ha costado más de una década plantearse un cambio en la ley.