falta de paridad

Sí somos, pero no estamos

Sí somos, pero no estamos

Una y otra vez nos topamos con un resistente techo de cristal que, en ocasiones, se antoja inquebrantable. Hemos avanzado mucho, pero es simplemente inaceptable e incomprensible que cuando las mujeres están accediendo a lo más alto del mundo científico, educativo o económico..., se les sigan cerrando las puertas a los altos cargos en el ámbito de la política. Y más incomprensible aún si se trata de las instituciones comunitarias.