federalismo

El presidente en funciones defiende que ‚Äúen Catalu√Īa el problema no es la independencia, que nunca se va a dar‚ÄĚ.
Mucho se ha debatido sobre la capacidad de respuesta de la socialdemocracia para atender los nuevos retos a los que se enfrentan
Ha se√Īalado que en Espa√Īa no hay un problema de nacionalidades, sino de unas √©lites pol√≠ticas que pugnan por hacerse con las competencias de un territorio.
banderasSe trata de ver las cosas de otra manera, con el pensamiento lateral o con lo que a cada uno se le ocurra, para buscar soluciones a problemas complejos. Se trata de intentar romper la cerraz√≥n y el pensamiento √ļnico que en la mayor parte del corpus pol√≠tico se ha instituido sobre aspectos cuasi religiosos como la unidad de Espa√Īa o la nacionalidad √ļnica.
En la celebraci√≥n de este cumplea√Īos de la Constituci√≥n podemos, tal vez, albergar, con mucho optimismo, alguna esperanza o deseo: que las fuerzas parlamentarias que salgan elegidas de la pr√≥xima cita electoral sean capaces de renunciar a parte de la magnificencia de sus ideas para conseguir algo mucho m√°s magn√≠fico: una Constituci√≥n reformada que d√© respuesta a los retos y desaf√≠os que tenemos que afrontar en los pr√≥ximos 37 a√Īos.
mijas Hoy más que nunca, necesitamos recuperar la memoria de Andalucía, hablar de la nacionalidad andaluza para relacionarnos en plano de igualdad, libertad y solidaridad con las otras nacionalidades, desde una perspectiva constitucional, histórica, filosófica y, sobre todo, poética por vocación.
La √ļnica forma de pol√≠tica que emerge de este laberinto con una propuesta en positivo, una formulaci√≥n propia y un horizonte de futuro, es el socialismo espa√Īol y su reforma federal de la Constituci√≥n. Federar es unir. Y hacerlo en la Constituci√≥n. Reunir y reintegrar los elementos y factores del actual polinomio constitucional catal√°n dentro de un todo integrador que afirme reglas de juego para la Espa√Īa auton√≥mica y el reconocimiento expreso de sus singularidades.
catalu√ĪaEspa√Īa sin Catalunya pierde el 18% de su poblaci√≥n, el 20% de su PIB y un bagaje cultural de gran valor adem√°s de importantes consecuencias geopol√≠ticas. Pero Catalunya sin Espa√Īa puede terminar en una mayor encrucijada. Es decir, asumiendo contingentes, costes arancelarios, fuera del marco de libre circulaci√≥n de personas, bienes, capitales y servicios, y con la asunci√≥n de nuevos gastos en Defensa o en representaci√≥n para el exterior, nada desde√Īables.
constitucion 1978 Todas las Constituciones son producto de una coyuntura, y su futuro se garantiza por su capacidad de adaptación a las necesidades sociales. Si no lo hacemos, el sistema democrático más largo y fructífero de nuestra historia saltará por los aires. Es necesario reformar la Constitución.
Veo en la v√≠a hacia una Espa√Īa federal la oportunidad de consolidar esos nuevos cimientos; de asentar un nuevo suelo com√ļn, firme y fiable, que, en mi opini√≥n, tiene que apoyarse en una nueva asertividad, nuevas afirmaciones para el estar juntos.