felipe de belgica

Frente a quienes esperaban alguna disculpa y quiz谩s alg煤n tipo de reparaci贸n por las humillaciones de la esclavitud, el monarca ofreci贸 lamentos.
Pasaba en su camino entre el Palacio Real, donde trabaja, y el castillo de Laeken, donde vive. El ch贸fer tuvo que escapar dando volantazos.
Asume que durante el periodo colonial el Congo fue v铆ctima de 鈥渟ufrimiento y humillaciones鈥.
alberto Una cosa es que un rey tenga derecho al descanso de fin de semana, como todo hijo de vecino, pero otra muy diferente es lo que se preguntan muchos belgas y otros tantos ciudadanos europeos: 驴Qu茅 hac铆a el rey de los belgas en el lujoso hotel Sofitel de Quiberon, en la Breta帽a francesa, el fin de semana del 21 de noviembre pasado cuando su pa铆s se enfrentaba a una crisis de proporciones colosales?
Al hilo de la aprobaci贸n por el parlamento belga de la eutanasia a menores capaces, los noticiarios de algunas cadenas y diarios nos han mostrado tu imagen sonriente de ni帽a feliz que nos informaba de su carta al rey de B茅lgica. Supongo que, en tu imaginaci贸n infantil, B茅lgica ser谩 como esos bosques de cuento habitados por ogros, brujas y madrastras malvadas, siempre al acecho de pobres ni帽as y ni帽os perdidos.