fitbit

En los próximos 10 años, los ordenadores pasarán de ayudantes a consejeros. Con su ayuda, seremos capaces de resolver los mayores problemas a los que se enfrenta el planeta. Reconocerán patrones y formas de agrupar datos que no podríamos encontrar basándonos sólo en la intuición.
Los gurús nos dicen que "van a cambiar la forma de comunicarnos", van a mejorar el rendimiento de los deportistas y también el cuidado de los enfermos y ancianos. Alguno va más allá y nos adelanta que llevar una ristra de sensores y procesadores conectados nos hará más felices.