flexibilidad

octopusDe la decisi√≥n de ir a Estados Unidos no me interesa tanto la decisi√≥n en s√≠ como su antesala, y de √©sta, un aspecto por encima de todos: las noches que pas√© sin dormir pensando en si estaba loco por dar un paso as√≠. Me interesa el miedo que sent√≠a y c√≥mo me enfrent√© a √©l, ya que son un calco exacto de lo que sentir√°s t√ļ cuando busques tus propios tesoros.
gafasNo conozco a nadie o a casi nadie que est√© en contra de salir a una hora razonable del trabajo y dedicar el tiempo que sigue a cuidar a sus hijos, o a solazarse haciendo deporte, leyendo un libro, charlando con los amigos en una terraza, o viendo un programa de televisi√≥n a un horario razonable. Sin embargo, en Espa√Īa seguimos siendo campeones en hacer las cosas al rev√©s y, de paso, hacernos la vida imposible.
La austeridad y el rigor son palabras duales que encubren mensajes subliminales que conforman el cuerpo central de un conjunto de valores que ampara una forma concreta de ejercer la autoridad y el poder. La flexibilidad, también. Intuitivamente nos sugiere un comportamiento abierto, muy alejado del rigor y la austeridad. Pues no.