fluir

El mundo es un estado de equilibrio y desequilibrio continuo. Lo que los demás hagan por ti o dejen de hacer, no depende de ti. Pero el que tú te mimes y te prestes atención, sí. Disfrutar de ti es un placer, es bueno para ti y para los que te rodean. Es hora de romper con las ataduras.
El móvil es una gran fuente de placer, pero también de distracción. El teléfono se ha convertido en un carro de feria: lleva de todo incorporado, no le falta el más mínimo detalle. Cada vez que compaginas el móvil con otra actividad, estás dividiendo la atención. Estás presente de cuerpo pero no de mente.
¿De qué te tienes que desprender? Estamos a una semana de la entrada de año, una semana mágica en la que vas a deshacerte de todo lo que no te conviene. ¿Estás preparado para hacer tu lista? La sensación de entrar en 2014 libre de carga es un gustazo. Ahora que has hecho hueco... SUEÑA. Imagina tu vida como un sendero, un camino, una carrera de fondo, como tú quieras.
Ni contigo ni sin ti. El teléfono nos acompaña incluso al cuarto de baño. Y es como un hijo, cuando no da señales lo sacamos del bolsillo o del bolso porque pensamos que se ha puesto enfermo, se ha apagado o ha perdido la batería.
Decidir es el resultado de un proceso de análisis en el que tomas conciencia de que la vida es un regalo, que solo tienes una, que esa vida no tiene repetición y que ha llegado el momento de decir BASTA, y empezar a disfrutar un poco más de todo lo que te rodea, sobretodo de las cosas sencillas.