Gerard Mortier

lorcaEs cierto que todav√≠a se producen casos de discriminaci√≥n laboral o agresiones, y que a√ļn es una pr√°ctica no exenta de riesgo besarte con tu pareja del mismo sexo o ir de la mano, siendo dos chicas o dos chicos. Pero tambi√©n es verdad que cada vez se ven m√°s parejas homo de la mano en cualquier barrio de Madrid, no s√≥lo en Chueca, y que incluso se est√° pensando en blindar el matrimonio entre personas del mismo sexo en la propia Constituci√≥n.
Mozart es sensual, delicado, burlón, punzante. Una exquisitez universal. Mozart suele ser, además, una apuesta segura en la programación de las temporadas de ópera. La que este lunes echó a andar en el Teatro Real apostó por Las bodas de Fígaro y una producción sin riesgos escenográficos que recibió una cálida acogida.
lohengrin Un radiante luto se adue√Ī√≥ del Teatro Real este jueves. Sobre el escenario, Lohengrin, la √ļltima √≥pera rom√°ntica de Richard Wagner. En las butacas, un p√ļblico entusiasta que recibi√≥ con v√≠tores el estreno y ovacion√≥ a su director musical, el muy germano Hartmut Haenchen, incluso antes de que empezase el √ļltimo acto. En el aire de la sala convivieron la envolvente potencia de Wagner con el vac√≠o por la muerte el mes pasado de Gerard Mortier, el que fuera m√°ximo responsable art√≠stico del coliseo madrile√Īo.
La √ļltima vez que Gerard Mortier apareci√≥ en p√ļblico en Espa√Īa fue en enero, para presentar la √≥pera Brokeback Mountain, una
Gerad Mortier, director de ópera, gestor teatral belga y exdirector artístico del Teatro Real de Madrid, nacido en noviembre
¬ŅDebe un teatro de √≥pera representar los t√≠tulos m√°s cl√°sicos sin asumir riesgos o dar un paso hacia lo desconocido con apuestas
Brokeback Mountain, solo por llevar un amor homosexual al mundo de la √≥pera, ya ha hecho historia. Desde el Palco Real, no s√© qu√© pensar√° la Reina Sof√≠a de todo este mariconeo. Aunque seguro que no piensa nada, porque no ir√°. ¬ŅO s√≠?
La prensa internacional acudió en masa al estreno de Brokeback Mountain, una experiencia operística distinta, más conflictiva y actual. Mortier convirtió a Madrid por una noche en una capital cosmopolita. La ópera desbordó los tradicionales mimbres del Teatro Real y, por descontado, la discreta expectación que despiertan habitualmente sus producciones.
Recién comenzado 2014, sube a los escenarios una ópera en el Teatro Real que tiene como tema principal la historia de amor entre dos hombres. Lo cierto es que pensé que moriría antes de ver una historia de amor gay sobre el escenario del Teatro Real. Dos hombres besándose y amándose.
No es sólo una de vaqueros. Sí, hay cowboys de las profundidades de EEUU, sombreros que recuerdan al de John Wayne, rodeos