Gobierno

La casta política debe volver a ser la clase política. Sólo así se podrán alinear las fuerzas de todas las partículas elementales en la misma dirección para desarbolar este manto de rabia que va en aumento.
El tipo de interés alcanzado por el bono público a diez años, y la consecuente prima de riesgo, es la síntesis más inquietante, pero lo ocurrido en el mercado de acciones tampoco puede pasarse por alto.
Hasta hora se han cantado las glorias de la Transición. Es el momento de reconocer sus errores. La crisis no se resolvería con el desprecio a los ciudadanos sin una soberbia gubernativa propia de una dictadura.