grasa

Mucha gente asocia la grasa con algo a evitar a toda costa en la dieta. Pero en su justa medida y con unas fuentes saludables de grasas apropiadas, pueden ser un elemento más de una alimentación sana.
Ya es vox populi: el fenómeno obesogénico es una pandemia en Europa, sobre todo en las clases más pobres. Paradójicamente
El cerebro está lleno de grasa. Junto con el agua, es el componente más abundante. La necesita para desarrollarse y mantenerse
Inhibiendo algunas proteínas se cierran los vasos que absorben los lípidos.
Se trata de un tipo de grasa que quema calorías para generar calor.
Si aún no tienes claro si debes suprimir la grasa o no en tu dieta, ¡tranquilo! No eres el único. La clave es la siguiente: la grasa ni engorda ni es mala para la salud. El azúcar sí engorda. Por tanto, todos a comer grasas de buena calidad y alimentos frescos no industriales. Y del resto no hay por qué preocuparse.
Cada gramo de grasa corporal de Óscar Rando vale 2,5 euros y la vende simbólicamente para salvar a la ONG Gats, dedicada