grexit

cariatidesEn un lugar de Luxemburgo, seis j√≥venes de diferentes pa√≠ses quedan para hacer un picnic un domingo soleado a la una de la tarde. Todo muy europeo y muy cosmopolita. es 5 de julio, el d√≠a del refer√©ndum griego, y el grupo est√° compuesto por dos griegas, una chipriota, dos portugueses y una espa√Īola (s√≥lo faltar√≠a un representante italiano para completar las famosas siglas con las que se nombra despectivamente a los del sur de Europa...).
El "no" mayoritario que los griegos dieron anoche a las exigencias económicas de los socios europeos se extiende por la prensa
Ojalá que en esta semana decisiva Europa venza también sus miedos y dé muestras de la grandeza de miras que una vez tuvo. Y ojalá la victoria de Tsipras no se convierta en la de Pirro, sino en una que todos los europeos podamos compartir: el final de las políticas de la Santa Austeridad. Son ellas, y no los griegos, las que están partiendo Europa en dos.
A m√≠ me admira el temple que tiene estos griegos; aquel mastodonte movi√©ndose bajo maniobras de torpes manos entre sus barcas me daba espanto. Si hubiera sido mi barco, me hubiera tirado a deg√ľello. Ellos sorb√≠an pajitas mientras tomaban su caf√© frap√©.
Este domingo, Grecia decide si acepta las condicione sque le impone la UE para continuar financiando al pa√Īis, al borde de
Grecia ha sido forzada (por sus acreedores) a hacer sacrificios inmensos. Sacrificios probablemente destinados a continuar m√°s all√° de lo posible. Estos sacrificios no se est√°n haciendo para salvar a Europa (ni sus valores), ni para asegurar su supervivencia. Los sacrificios sirven para asegurar la supervivencia de los mal concebidos arreglos monetarios de la Eurozona y para salvar al FMI de un bochorno serio.
greciaNi Tsipras, ni Juncker, ni Merkel, ni el euro, ni la propia UE, podrán salir indemnes de esto. Pase lo que pase el 5 de julio, habrá que amarrarse el cinturón de seguridad. Vienen curvas, turbulencias. No solo para los griegos, sino para todos nosotros, los ciudadanos europeos. Muchos de nosotros, ansiosos de otra Europa, que no llega, y a estas alturas muy hartos de los conductores suicidas que no residen en Atenas.
Grecia se ve desplazada de las aperturas de los medios nacionales por un anuncio que tiene numerosas lecturas: Rajoy, leemos
tsiprasEl comportamiento err√°tico de Tsipras -ahora me siento, ahora me levanto, ahora firmo, ahora convoco un #Greferendum- tiene la finalidad de convencer a la Troika de que est√° lo suficientemente loco como para estrellar el coche. Por esorealiz√≥ unas declaraciones intimidatorias hace unos d√≠as, en las que ven√≠a a decir: No intent√©is enga√Īarme, s√© que vosotros no quer√©is morir. Y le falt√≥ a√Īadir: a m√≠ en cambio ya me da lo mismo".
merkelEn los √ļltimos dos a√Īos, la Uni√≥n Europea ha tenido que lidiar con tres crisis, una en el plano pol√≠tico (Ucrania) y dos en el plano econ√≥mico (prima de riesgo y negociaciones con Grecia). Y en todas y cada una de ellas, la gesti√≥n del problema se ha abordado desde la l√≥gica de los pactos entre Estados en lugar de hacerlo desde una √≥ptica federal donde las instituciones comunitarias tomaran las riendas de la situaci√≥n.