Grupo Ecologico Sierra Gorda

estherMe gusta despertarme en las mañanas en Sierra Gorda de Querétaro, México, con el sonido de los búhos macho que llaman insistentemente a sus novias; y que a ese canto le acompañen los de otros pájaros que, de vez en cuando, cuentan además con el coro de fondo de un burro, una mula y una vaca. Y pienso que nadie tiene derecho a robarme a mí, ni a los que habitan en esta Reserva de la Biosfera, todo esto.
sierragordaMi hermano, como millones de personas desconectadas de la naturaleza, pensaba que la pérdida de una especie era algo que preocupaba a los ecologistas más por la belleza de los animales que por su impacto en el planeta. Pero después de una semana en los santuarios más imponentes de este pedazo de la Sierra Madre Oriental, entendió que, más allá de la belleza de las manchas de un felino en su piel, ese animal representa nuestra propia supervivencia.