Herencia recibida

rajoyEl Gobierno le ha echado la culpa a las Comunidades Aut贸nomas por la desviaci贸n del d茅ficit en 10.000 millones de euros, pero obvia que fue el propio Montoro el que estableci贸 para las Comunidades, que gestionan la educaci贸n y la sanidad, objetivos inalcanzables. Tambi茅n obvia que la mayor铆a de los nuevos gobiernos auton贸micos tomaron posesi贸n tras el verano. Y esconde que el PP decidi贸 aplicar una injusta reforma fiscal por razones exclusivamente electorales que ha hecho caer la recaudaci贸n.
La formaci贸n de gobierno es, a veces, el 谩rbol que no nos deja ver el bosque de la realidad econ贸mica y social, pero de vez
"Hasta yo, sentado en el esca帽o, desconectaba cuando empezaban con 'y t煤 m谩s' 驴C贸mo no va a desconectar la gente en la calle? Hay que hablar a los ciudadanos con un lenguaje claro de los problemas con los que se enfrentan en el d铆a a d铆a.", anima Coscubiela.
Hemos pedido a los diputados salientes que abran los ojos a sus sustitutos para que el aterrizaje sea m谩s suave que el que ellos hicieron. Conf铆an en que, apremiados por los votos que les respaldar谩n, logren dinamitar un sistema vetusto que impide profundizar en la democracia y la autonom铆a de los diputados frente a los partidos.
El mayor reto que tiene el nuevo Gobierno es enterrar aquel Levante corrupto retratado en las novelas del escritor Rafael Chirbes y plantar los cimientos de una nueva tierra que devuelva la dignidad al pueblo valenciano. Ahora que est谩 todo derruido hay que empezar a construir de nuevo.
En una cadena de pensamientos recordamos mejor los del principio y los del final, que condicionan nuestra interpretaci贸n 煤ltima de la realidad, quedando el resto del mensaje difuminado en un agujero negro dif铆cil de recordar. Es el efecto de primac铆a y de recencia.
psoeDesde siempre combato y refuto la tesis, que se ha demostrado can贸nica, en torno a la fatalidad de la "herencia recibida". Pero s茅 perfectamente que las consecuencias funestas de la cristalizaci贸n de esa tesis en la retina colectiva son, sin embargo, reales.
El presidente del Gobierno espa帽ol, Mariano Rajoy, se ha abonado desde el arranque de su mandato al mantra de la 'herencia
Hasta hora se han cantado las glorias de la Transici贸n. Es el momento de reconocer sus errores. La crisis no se resolver铆a con el desprecio a los ciudadanos sin una soberbia gubernativa propia de una dictadura.