himno-frances

Rouget de Lisle se inspiró para la letra en un bando de guerra del Alcalde de Estrasburgo, que podía leerse en todos los muros de la ciudad y que contenía el verso más famoso de La Marsellesa: Aux armes, citoyens!