hiphop

En un extremo tenemos una música con un mensaje muy claro: no dar ningún mensaje más que el de poner los cerebros del oyente en punto muerto. En el otro extremo, bofetón. Música con alma.