hogar

Cuando se rompe una relación entramos en una espiral de desbordamiento de emociones que afectan a nuestra vida diaria. La idea de mudarte te confronta con la realidad de forma directa: tu relación se ha roto, lo que te puede producir cierta sensación de caos y un sentimiento de pérdida de rumbo en la vida.
Armarios, cómodas, cajones secretos o altillos, da igual el número que tengamos: el almacenamiento en casa siempre es insuficiente. Por eso, si encontráramos una lámpara con tres deseos y el genio nos concediera tres mejoras en casa, ¿quién no se pediría un vestidor?
La ventaja de estos portales online es la posibilidad de comparar presupuestos sin tener que moverte de casa. La desventaja reside en que has de ser tú la persona que se encargue de todo: búsqueda, contratación y supervisión del trabajo realizado. Esto, si no te importa hacerlo, hará que todo te salga más económico a cambio de dedicarle tiempo y esfuerzo.
"¡Es que no puedo invitar a nadie!", exclama otra madre más. "La casa está hecha un desastre", advierte antes de que las visitas entren por la puerta. E incluso antes de saludar: "En serio, está de pena. No miréis mucho. Qué vergüenza". Pero ante eso yo digo: mentira, mentira y más mentira.