iberoamerica

Los planes iniciales del Ministerio no contaban con una mención específica para la región en ninguna secretaría.
"España va a estar a la altura", "El pueblo de Venezuela quien tiene que decidir, en exclusiva, su futuro"...
Se acaba el ultimátum y el Gobierno español apoyará este lunes al presidente interino
"Sánchez es muy duro con los dictadores muertos y muy cobarde con los vivos", ha criticado el líder del PP.
No es exagerado afirmar que los datos políticos, económicos y culturales que presenta Iberoamérica en la última década nos
patricio pronEs probable que la mayoría de los nombres de este artículo no les suenen, pero también lo es que en el futuro acaben oyendo hablar a menudo de ellos. Pese a la heterogeneidad de nacionalidades y disciplinas, hay algunos rasgos que muchos comparten: un modo de mirar a su alrededor diferente al que ha prevalecido en las últimas décadas; una manera renovada de integrar temas profundamente latinoamericanos como el indigenismo, el amor por la tierra y la naturaleza, y la necesidad de preservarlo.
El escenario institucional más sostenible que cabe idear -de acuerdo con PwC y EsadeGeo- es el de una gobernanza global en la que las naciones regulen coordinadamente los conflictos económicos, sociales o de cualquier orden. Es también el escenario más optimista.
galeanoLa publicación de la lista de los 50 intelectuales iberoamericanos más influyentes de ha vuelto a generar polémica. Y digo afortunadamente porque demuestra que sigue habiendo interés por una cuestión muy alejada de los focos mediáticos: quiénes son los que se dedican a pensar y a que sus ideas trasciendan al resto de la sociedad.
He insistido en varias ocasiones en este espacio sobre la pujanza económica y cultural de Iberoamérica. Este buen comportamiento ha llevado a algunos a preguntarse sobre la necesidad de la cooperación con Iberoamérica, máxime cuando Naciones Unidas se ha centrado en los países con pobreza extrema.
¿Qué es y qué papel desempeña, realmente, un intelectual? La celeridad con la que nos imponen tomar decisiones, la multiplicidad y dispersión de fuentes de opinión y de conocimiento, y el reinado absoluto del corto plazo dejan hoy poco espacio para la reflexión profunda y pausada.
Preste atención, presidente Rajoy. Su colega colombiano, Juan Manuel Santos, sabe qué hacer para salir de la crisis económica