ignacio arsuaga

Echa mano de los casos de Guillermo Zapata y los tirititeros para avalar que no hay delito de odio.
Ignacio Arsuaga asegura que el demonio le ha llamado por teléfono y desata las mofas de las redes sociales.
Arsuaga ha dicho que "pensaba que estaba en una sociedad tolerante, democr√°tica y plural"