inmatricular

Uno de los mayores escándalos que vive hoy en día nuestro país es el sometimiento del Estado español al Vaticano, que se muestra muy interesado en la conducta sexual, el adoctrinamiento ideológico, el crecimiento de sus propiedades y el engrosamiento de sus cuentas bancarias.
Ya está bien de que la Iglesia opine de todo y sobre todo. Debería manifestarse únicamente sobre asuntos relacionados con su fe y su religión y no inmiscuirse en los asuntos terrenales, que por lo visto tanto le inquietan. Ya está bien de que la Iglesia monopolice los ritos sociales: los matrimonios, los bautizos, los entierros...