instituto-nacional-de-estadistica

Hay que tener conciencia de los riesgos, claro que sí, pero no solo al volante, sino en el andamio, en el deporte, en el trabajo y en el ocio. Ahora que terminan las vacaciones pensemos que de verdad el peligro está en conducir con miedo.