javier fernandez

Menos de dos años lleva Pedro Sánchez al mando del PSOE y aunque Susana Díaz no es reina de Judea, sí quiere deshacerse del recién nacido secretario general para hacerse con el control de un socialismo a la deriva. Sánchez evita un congreso inmediato, pero los barones le imponen los límites a la negociación con Podemos. La resolución del Comité Federal intensifica la autocrítica por los resultados del 20-D.
Escribe sus propios discursos. Rara vez ha pisado un plató de televisión ni participado en choque alguno de ambiciones. No ronda los 40, sino que le faltan tres para los 70. Pero no, no es vieja política, es simplemente política. Hacía tiempo que un discurso no sonaba tan joven y tan limpio.
Como ingeniero de Minas, apelo al título académico: les aseguro que no existe material más roqueño, resistente e inexpugnable que la simple verdad y por eso pesa tanto, hasta el punto de que hay quienes son incapaces de cargar con ella sobre la espalda salvo por casualidad. No voy a renunciar jamás a utilizarla.
Facebook TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR... Mas y Junqueras iniciarán la "desconexión" con España el 28S si logran la mayoría
El socialista Javier Fernández ha sido reelegido presidente del Principado de Asturias en la tercera votación del Pleno de
España lleva unas semanas estrenando presidentes autonómicos tras las elecciones del pasado 24 de mayo. Casi todas las autonomías
Sorpresa en Asturias, donde Foro ha cambiado su voto, que en un principio iba a ser abstención, para dar su respaldo a la
Como en la fábula, en el PSOE hay tres visiones muy distintas del resultado de las elecciones del domingo: la de quienes creen que con el resultado del 24-M los socialistas recuperan el terreno perdido; la de los que creen que salvo en Andalucía, Extremadura y Asturias, el partido sigue sumido en una depresión profunda, y la de quienes sólo ven una catástrofe sin paliativos.
El 24-M es un Rubicón que el liderazgo de Pedro Sánchez pasará o no en función de cómo se lean los resultados. Su equipo confía en mantener la segunda posición del tablero, pero también son conscientes de que eso no les bastará para calmar la ansiedad de algunos cuadros dirigentes. De ahí que aspiren a ser primera fuerza en Extremadura, Asturias y quizá Canarias, y a mantener la segunda posición con posibilidades de gobiernos de coalición en Castilla-La Mancha, Aragón, Baleares y Valencia. Más allá de la dirección federal, los pronósticos no son tan halagüeños.
Diez meses han transcurrido desde el último congreso del PSOE y nada es igual porque, como dijo Heráclito, "nadie se baña en el río dos veces, ya que todo cambia en el río y en el que se baña". Bien lo sabe el PSOE (el río) y mucho más, Pedro Sánchez (el bañista). Todo ha cambiado. Ni Zapatero pediría hoy avales, como pidió, para Sánchez; ni Susana Díaz pondría la federación andaluza a su servicio.