Jens Stoltenberg

Pekín se convirtió en un "desafío" para la Alianza en la Cumbre de Madrid y ahora da sus primeros pasos para desligarse de sus suministros, tecnología o infraestructuras.
Stoltenberg garantiza un respaldo defensivo de la Alianza pese a que hay países que ya están enviando su arsenal propio y anuncia ayudas para reconstruir redes de gas y luz.
Casi 300 representantes de los 30 países de la Alianza Atlántica y de 20 asociados han participado este fin de semana en reuniones y comisiones, de la Defensa a la Ciencia.
Una hipotética victoria rusa en Ucrania sería "una derrota para todos nosotros", dijo el secretario general de la Alianza, y Peskov entiende que confirma que no es un actor ajeno.
La OTAN detecta estas prioridades dados los ‚Äúterror√≠ficos ataques indiscriminados‚ÄĚ contra civiles e infraestructuras el√©ctricas de los √ļltimos d√≠as.
‚ÄúLa OTAN no es parte del conflicto, pero nuestro apoyo est√° jugando un papel clave‚ÄĚ, sostiene Jens Stoltenberg, su secretario general.
La UE considera nulos los referendos "ilegales" en territorios ocupados y amenaza a Rusia con m√°s sanciones
‚ÄúMe alegra que la situaci√≥n sobre el terreno haya mejorado, pero debemos aumentar una escalada mayor y evitar una ret√≥rica que no ayuda‚ÄĚ, avisa Stoltenberg.
Los líderes de la Alianza avisan a Rusia de que salen de la cumbre "preparados" y con todos sus objetivos alcanzados, listos para afrontar un mundo más peligroso.