jesus-martinez

No castiguemos a los peques y no nos castiguemos nosotros con las 2 ó 3 horas decimonónicas de abstinencia después de comer. En vez de prohibir al niño, tengamos una actitud más vigilante.