jorge bergogglio

Yo lo que quiero son hechos, no palabras. Quiero que el Vaticano condene firmemente la homofobia (la LGTB-fobia en general). O por lo menos que se calle. Que nos olvide. Que no hable de nosotros. Como no se habla de cosas que molestan en las comidas de familia.