jose-antonio-labordeta

Una an√©cdota falsamente atribuida a Luis Bu√Īuel vuelve a insinuar que la estricta verdad, a veces, est√° muy sobrevalorada. John Ford lo deslizaba en El hombre que mat√≥ a Liberty Valance: "Cuando la leyenda supera a la realidad, publica la leyenda". Qu√© nos van a contar en Arag√≥n, la tierra de La Dolores de Calatayud, Los amantes de Teruel y la mism√≠sima Virgen del Pilar.
José Antonio Labordeta y el escritor Félix Romeo eran dos seres imprescindibles en mi vida pero la muerte me ha obligado a prescindir de ellos. No me gusta nada conjugar el verbo morir. Siempre ando con rodeos. Pero también hay que perder el miedo a eso.