jose-luis-martinez

Calma, o quizá sólo menos desesperación. La sensación, si se atiende a analistas y responsables políticos, es circunstancial