jose-maria-lancho

Merecer el infierno no da derecho a sentarse a la mesa de p√≥ker del diablo. Multitud de peque√Īos p√≠caros, de dedos largos