jovenes-emigrantes

La revista inglesa publica la segunda lista con los autores m√°s prometedores menores de 35 a√Īos.
El pasado 18 de diciembre no solo fue un d√≠a de antesala de la Navidad, de celebraciones con amigos y compa√Īeros, de felicitaciones
¬ŅA qu√© renunciar√≠as por una piel m√°s joven? Esta es la pregunta que el Consejo de la Juventud de Espa√Īa lanza a toda la sociedad
La crisis econ√≥mica se ha cebado con los j√≥venes espa√Īoles, pero en Grecia, Italia y Francia tampoco lo han tenido f√°cil
grafitiAl ver actuar en Polonia al grupo espa√Īol Noctem, pens√© en que se parecen mucho a esos miles de j√≥venes espa√Īoles que han emigrado de Espa√Īa y viajan dando lo mejor que tienen sin importarles las condiciones que haya que sufrir en aras a conseguir un objetivo claro: una vida mejor.
Londres puede ser un peque√Īo infierno si te has ido a buscar la vida con un ingl√©s precario trabajando en un restaurante o haciendo camas en un hotel. La soledad puede ser acuciante y comerse un filete puede convertirse en un sue√Īo de Carpanta cuando tienes que contar cada penique.
mar√≠as2Era 1997, cuando estaba trabajando en la segunda Maria, el martes, y sucedi√≥ el asesinato de Ana Orantes. Entonces comprend√≠ que las mar√≠as que yo hab√≠a iniciado, porque me devolvieron a mi abuela y a mi madre, ten√≠an a√ļn mucho que ver con esa violencia que ahora soportaban tantas Anas Orantes. Por eso, en la parte de abajo del tapiz, sin robar protagonismo a las figuras centrales, relato una historia de malos tratos que culmina el domingo.
david El verano es el momento del a√Īo en el que uno tiene conciencia de que, a pesar de lo que nos dicen insistentemente la cultura liberal o los libros de autoayuda, la importancia de la predestinaci√≥n en las personas es mayor de lo que parece. Que escapar al dictado del destino es m√°s peliagudo de lo que se ha dicho.
"Ya me la volvieron a pegar", piensa para adentro, porque no tiene a nadie con quien hablar. Sólo le queda mirar al almanaque pegado en la nevera china que compró al llegar a Ecuador. Y se da cuenta de que está en la semana cuarenta desde que salió de casa, sin tener muy claro nada.
Estoy segura de que esos aventureros africanos, que con tanta valentía vienen a buscarse una vida digna, no quieren que les echemos una mano. Sólo agradecerían que se la quitásemos de encima.
Este gobierno se merece un capítulo en la historia de la comunicación política, por el uso y abuso de los eufemismos, que a veces sólo intentan ocultar falsedades. Como sigan así, torciendo las palabras y retorciendo las estadísticas para que se adapten a su discurso, y hablando como hablan de parados, asalariados, funcionarios o pensionistas, no va a quedar ni un solo colectivo en este país que no sienta su inteligencia insultada por el gobierno.
Este vídeo tiene un poco del mítico anuncio de "vuelve a casa, vuelve por Navidad"; un poco del discurso viral contra los
Los que hemos vivido despedidas como las que ahora se ven tan a menudo en este país de emigrantes estamos especialmente predispuestos a soltar el lagrimón en cualquier momento. Las despedidas siempre me hacen llorar, pero no sé si es por pena o por envidia.
Suspendidos en el aire, con los ojos cerrados o la mirada perdida, en posturas inc√≥modas, flotando en un estado de coma laboral y personal por la p√©rdida de sus puestos de trabajo. As√≠ permanecen los protagonistas de las fotograf√≠as de √Ālvaro Mart√≠nez Alonso (Burgos, 1983) que se exponen en Colonia.
Si las infraestructuras cient√≠ficas en Espa√Īa resultan irreversiblemente da√Īadas, existe el riesgo real de una p√©rdida permanente de una parte importante de los cerebros nativos. Las soluciones pueden llevar tiempo, sobre todo si para ello se requiere un cambio de mentalidad.
La situación en Francia no es para tirar cohetes, pero pagar mis cotizaciones sociales al otro lado de los Pirineos me permite ser optimista en por lo menos una cuestión que me preocupa: mis probabilidades de cobrar una pensión de jubilación.
El Gobierno espa√Īol elimina el Consejo de la Juventud. Con buen criterio, pues para mandarlos al exilio s√≥lo es necesaria una buena red de transportes por todas las v√≠as posibles: tierra, mar o aire. Ah√≠ est√° la salida de la juventud de la clase media: en la frontera o el aeropuerto. Punto y final de una aventura que nos ilumin√≥ a todos. Ahora ya s√≥lo nos queda recordarla. La nostalgia. La nuestra.
La ministra de Trabajo alemana, Ursula von der Leyen, ha advertido este jueves del peligro de que los jóvenes emigren fuera
La muy periodista Charo Zarzalejos dijo saber de buena mano que muchos j√≥venes aceptan en el extranjero trabajos que no aceptar√≠an en Espa√Īa, por ejemplo, de camareros o de pinches de cocina, y que si los aceptaran en sus ciudades, no deber√≠an emigrar.