jovenes-espanoles-emigrantes

En la prensa de esta ma√Īana: dos j√≥venes, dos im√°genes y dos injusticias... La paquistan√≠ Malala Yousafzai, de 17 a√Īos, saluda
A los no espa√Īoles les sorprende que me sorprenda que aqu√≠, mandando seis o siete CVs por internet, te pueden llegar a llamar de tres sitios para currar. Les sorprende que me sorprenda que puedas elegir tus d√≠as libres en el curro y las horas que quieres currar. Tambi√©n est√° lo de la universidad, y sus profesores...
Cuando llegu√© a finales de septiembre no hac√≠a mucho fr√≠o. Hemos tenido incluso d√≠as con m√°s de 15¬ļC. Pero con la llegada de noviembre, las temperaturas diurnas ya empiezan a estar por debajo de 0¬ļC. En diciembre o enero, en muy pocas ocasiones la temperatura sube por encima de los -20¬ļC.
Se les ha llamado de todo (ninis, la generación perdida, etc) y suelen estar en boca de todos los políticos: los jóvenes
En tiempos de crisis, los j√≥venes espa√Īoles miran fuera. El 65% de los profesionales de entre 18 y 24 a√Īos estar√≠a dispuesto
La investigadora espa√Īola Leticia D√≠az Beltr√°n, estudiante de posgrado en la Universidad de Ja√©n (UJA) y experta en biocomputaci√≥n
Los Migueles atravesaron en 38 horas el camino que separa C√°ceres de Wuppertal. Elena, Michel y Javi embarcaron en Alicante en un vuelo con destino a Colonia. Ra√ļl es licenciado en Filolog√≠a Hisp√°nica. Todos huyen de su pa√≠s con la esperanza de que Alemania les devuelva la sonrisa que una crisis borr√≥ del rostro de toda una generaci√≥n.
Amanezco en el cochambroso sofá de Mr.Dirty y tecleo en mi portátil el nombre de la web donde empezar a buscar piso. Mi escaso patrimonio me llega para pagar, o tres meses de alquiler, pero sin comer, o sólo dos si quiero evitar la muerte por inanición.