juan luis cano

El periodista habla sobre el Mundial de Rusia 2018, la selecci√≥n espa√Īola y el VAR.
deberesLos que han pasado por mis clases saben que no suelo poner deberes, que es algo esporádico, justificado por alguna causa inesperada. Y no por eso me he sentido poco respetada por mis alumnos, ni he pensado que estaba influyendo en su desorganización. Más importante que la obligación fuera de las aulas, me gustaría conseguir, como una quimera lejana, que les gustara leer
seiscientosSalvados y S√°lvame est√°n muy bien, sobre todo el primero si te gusta el buen periodismo. Pero tambi√©n hay un periodista que se llama Jorge Todol√≠, peina canas (no se ti√Īe como Rajoy) y hace un a√Īo empez√≥ a hacer entrevistas en su formato Autoentrevistas.com a caras conocidas en un Seiscientos de 1966. Desde hace unos meses, el coche presenta alguna patolog√≠a de dudoso diagn√≥stico, y necesita que le eches un cabo para salvarlo y poder seguir haciendo entrevistas.
todoliGracias a todos los que ya os habéis subido, Juan Luis Cano, Pancho Varona, Juanra Lucas, Cristina Pardo y al resto de invitados tan interesantes, gracias de antemano a los que vengáis a partir de septiembre por prestarme media hora de vuestro tiempo mientras nos damos una vuelta en un Seiscientos por Madrid.
entrevistaQuique Peinado me habl√≥ de su √ļltimo libro, ¬°A las armas!, tambi√©n de otra maravilla Futbolistas de izquierdas. Hablamos de Zapeando y de sus compa√Īeros de trabajo, del negocio del f√ļtbol, del linchamiento a Casillas, de su amigo Chacho Rodr√≠guez, de c√≥mo lleva lo de que le reconozcan por la calle y de que le "flipa" ver c√≥mo trabajan en el mercado los pescaderos y carniceros.
gomaspumaBasta con ver la cara de Juan Luis, la mitad del d√ļo Gomaespuma, cuando coge el volante del 600 y pone la primera. Me imagino que muchos recuerdos vinieron a su mente, su padre ten√≠a uno igual, as√≠ que era f√°cil que recordara momentos de un pasado que ya forman parte de su historia personal.
Todavía quedan algunos: Gomaespuma es uno de ellos. Detrás de la risa, o delante de ella , hay una zona a la que te llevan Guillermo y Juan Luis que te protege. No sólo cuando son graciosos. O cuando ellos creen que no lo son.