juguetes

Todos los que tenemos niños también tenemos cientos de juguetes desperdigados por la casa. Y, por muy estrictos que seamos, parece ser una lucha constante. Sobre todo cuando llegan fechas especiales y a todos nos gusta hacer regalos. ¡Los regalos son buenos! Pero no en exceso.
Por ejemplo, el coche de bomberos con 50 luces intermitentes que grita "FUEGO, FUEGO" y tiene una sirena de 30 segundos que suena al rozar un botón. Hay un lugar especial en el infierno para los fabricantes de esos juguetes. Está en la esquina entre las calles "Qué pasa contigo" y "Te mereces una torta".