jung

refugeeEntre 2000 y 2013 más de 23.000 seres humanos migrantes han muerto mientras intentaban alcanzar el continente europeo. Son 23.000 seres humanos sin retorno y sin rostro, sepultados en la desdicha. Ninguno de esos seres humanos fallecidos padece ya hambre, sed, sueños o pesadillas.
soledadLa desconexión con nuestros propios sentimientos nos termina envenenado y hace intolerable la soledad. Ese desierto solo se puede cruzar llevándose bien consigo mismo. Por eso este tema es de vital importancia para nuestra salud y nuestra enfermedad. La enfermedad a la que no se encuentra sentido o que nos sorprende con un pobre nivel de conciencia interna se vive mal.