kafkiano

El pasado domingo me sentí víctima de una situación surrealista, una situación enormemente kafkiana: un hijo que va a visitar a su madre al hospital y que no puede verla porque el hospital tiene prohibido informar sobre la habitación en la que descansan los pacientes.