le mans 2013

Cuando hace una semana publiqué el previo de Le Mans, mi apuesta por Audi era total. Os hablaba de un soliloquio, en el que el fabricante alemán dominaría, con muchas posibilidades de hacer un triplete a nada que se le dieran bien las cosas. Pero la carrera no fue como yo esperaba.
Ver a centenares de miles de personas concentradas en un √ļnico instante, disfrutando de la salida, es otra cosa que no se parece a ninguna otra carrera del mundo. Esta carrera se vive desde la pasi√≥n, y es dif√≠cil encontrar tanta gente alrededor de una prueba de coches en cualquier otro lugar del mundo.
Hemos arrancado la ma√Īana asistiendo a la rueda de prensa de Toyota, en el hospitality del equipo nip√≥n. All√≠ hemos escuchado en parte lo que esper√°bamos, en parte un discurso que habla mucho sobre el enfoque de Toyota hacia Le Mans.
Y lo que he descubierto en este periodo son dos cosas: al espa√Īol medio s√≥lo le interesa un deporte cuando este se cuenta de manera sensacionalista, y s√≥lo puede engancharse a un deporte si es a base de forofismo, entendiendo lo que ocurre.