Goleador contrastado anquilosado en el banquillo. Ése podía ser el resumen del primer tercio de temporada para Villa. Cerebral y sensato -viendo la racha de su equipo-, no ha querido orinar fuera de tiesto y provocar ninguna convulsión en el remanso de paz que es el vestuario azulgrana.