ley de seguridad ciudadana

Los poderosos deberían dejar de tener miedo a quienes les cuestionamos, porque las sociedades que protestan pacíficamente, avanzan y como decimos en Greenpeace: los únicos peces que nadan a favor de la corriente son los que están muertos.