librero

A Marcos no le gustaba la escuela, igual que luego no le gustaron los trabajos de oficina. Ni los negocios estables. Ni los deberes del matrimonio, que le dio tres hijos a los que no ve demasiado. Por eso vive de pueblo en pueblo, viajando en su coche, lleno de libros.