lionel messi

El FC Barcelona tomó el acreditado santuario céltico con un ejercicio lleno de paciencia y saber estar. Jamás se descompuso por más que su rival se atrincherara para defender su bastión. Los azulgranas evidenciaron un día más su versión camaleónica.
El Barcelona fue batido en la noche del martes por el Real Madrid en un choque que dominaron los blancos de principio a fin. Una velada que manifestó la superioridad de los de Chamartín de una manera jamás vista con Mourinho en el banquillo. No hilaron los azulgranas más de tres toques seguidos en las inmediaciones del área.