literatura policiaca

Por Camila Pinzón Mendoza En tres décadas, la novela negra o policial ha pasado de la periferia a ocupar parte del centro
encuentrameCuando empecé el libro, yo era madre a tiempo completo, y me pregunté cuál sería mi peor pesadilla. La respuesta salió sola: perder a uno de mis hijos y no saber qué le había sucedido. Debe ser la pesadilla de todos los padres. Parecía un buen punto de partida para un thriller psicológico, y el resto de la historia y los personajes salieron de esa decisión.
se√ĪalesdehumoEste es un libro que me ha costado toda una vida. Su origen est√° en una peque√Īa cama hace ya (casi) la friolera de cincuenta a√Īos. Una grave enfermedad en la ni√Īez llev√≥ a quien escribe estas l√≠neas al mism√≠simo borde de la muerte, y la completa recuperaci√≥n se retras√≥ m√°s de lo debido, extendi√©ndose durante cinco largos e interminables a√Īos.