lniteratura

Por Camila Pinzón Mendoza En tres décadas, la novela negra o policial ha pasado de la periferia a ocupar parte del centro