maadu

No es el hambre, sino el amor y el miedo -y a veces el asombro- los que nos dan la oportunidad de crear. El contexto cultural y social del arquitecto cambia de forma constante, pero su tarea, creo, siempre permanece la misma.