Madres y padres

Primero y principal: llegue tarde. Estar puntual es un error y además no se lo va a agradecer nadie. La indumentaria también podría tener su importancia. Si es invierno pase por unos charcos o un terreno embarrado usted y el niño antes de entrar. Siente al niño en la mesa del despacho y permita al crío que toquetee las cosas.
Había una vez un colegio de una ciudad pequeña de provincias. El edificio estaba en el borde de la ciudad antigua y tenía dos puertas: una que comunicaba con el centro de la ciudad, por la que cada mañana entraban los hijos de los abogados, los médicos y los maestros, y otra trasera que daba a los barrios de los obreros.
Frente al padre ausente, volcado en lo público y en el éxito profesional, es necesario recuperar la presencia activa y cómplice. Frente al señor que dictaba las leyes y ejercía la autoridad, urge que nos convirtamos también en hacedores de cuidados. Y, de esta manera, es necesario alcanzar un equilibrio nuevo en las familias a partir del derecho-deber de corresponsabilidad y de un reparto paritario de los cuidados y la autoridad.
Vivimos, leemos y disfrutamos de una gran explosión blogosférica y en las redes sociales sobre maternidad. Los blogs de madres, afortunadamente inundan cualquier publicación digital. Nunca la lactancia y crianza tomó tanto protagonismo social y mediático. Pero a veces nos topamos con llamado bebé no deseado.
La palabra Rabenmutter significa, literalmente, madre cuervo; y en sentido figurado, mala madre. En Alemania, socialmente está muy mal visto que una madre lleve a su hijo a la guardería a los pocos meses: y que una mujer concilie la vida laboral con la familiar es muy difícil: malos salarios, malas posibilidades...
No creo que nadie se proponga ser grosero ni criticar, pero me ha sorprendido lo que personas bienintencionadas y, en general, consideradas, dicen a las madres que no se quedan en casa a cuidar de sus hijos. Se vislumbra en sus palabras una hostilidad, una crítica sutil, que me hace desear que la gente pensara antes de hablar.
El amor no solo se mantiene cuando decimos "qué lindos ojos tienes", sino cuando tienes la sensación de que compartes tu vida con un compañero, con un amigo, con un amante apasionado, con un padrazo, ese hombre al que admiras por lo que es y por cómo te trata. Dejarás de ser atractivo si te acomodas en el sillón.
¡Feliz Navidad! Ya eres el orgulloso propietario de un iPhone. Pero aceptarlo significa aceptar una serie de normas y obligaciones. Por favor, lee con detalle el siguiente contrato. Espero que comprendas que es mi deber educarte para que seas un joven sano y maduro, capaz de funcionar en el mundo y de coexistir con la tecnología, no de vivir controlado por ella.
¡Es mi vientre! ¡No, es el mío! Algo así se están diciendo con patadas dos fetos grabados en el vientre de su madre, con
Mi hijo llegaba a casa al salir del cole, le daba una merienda nutritiva a él y a sus hermanos, y entonces llegaba la hora de los deberes. Entonces empezaban las pataletas, la rabia y los berrinches. Las quejas más comunes eran que yo era TAN mala e injusta, o que le "torturaba" para que hiciese sus deberes.