Madres y padres

Cuando hablo sobre la ira, la depresión y las formas de ser padres, la gente a veces me lanza miradas incómodas o de incomprensión. Pero la mayoría de las veces, veo caras de alivio, que incluso me dicen: "Sí, sé de lo que hablas".
La líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, cree que la reforma del aborto que impulsa Alberto Ruiz Gallardón pretende
Es muy frecuente oír en consulta eso de: estaba dormido pero le noté caliente, le puse el termómetro y le di un antitérmico. Yo me quedo a cuadros. ¿Por qué hacen esto las madres y algún padre? La fiebre en los procesos gripales es un mecanismo de defensa que se encarga de freír virus y curarnos.
Superé mi miedo a que la gente me viera alimentando a mi bebé; y el miedo a ofenderla. Superé mi rechazo a fotografiarme dándole el pecho. Superé la vergüenza por algo vital. Dejé de sentir ataques de ansiedad y de obsesionarme con taparme con la mantita.
Es importante que conozcáis bien a vuestros hijos. Más que el orden de nacimiento, lo que de verdad importa es crear un entorno positivo, seguro, sano y estimulante. Si entendéis la personalidad única y el comportamiento de vuestros hijos, podréis sacar lo mejor de ellos.
Cuando tu hijo te mira fijamente a los ojos y te dice: "No, no voy a hacerlo", "Te odio" o "No puedes obligarme", sientes que te está desafiando y no sabes cómo actuar. Tranquila, no eres la única. Aquí tienes siete estrategias que te ayudarán a no desmoronarte.
Senté a Kate, mi hija de tres años, que tiene autismo, en el asiendo del medio, sabiendo perfectamente que un desconocido estaría sentado a su lado durante todo el viaje. Gracias por entretenerla y conseguir que este fuera, con todo, su viaje más tranquilo hasta el momento.
Existen ciertas verdades evidentes en lo que a ser buenos padres se refiere. Nuestro trabajo es mantener seguros a nuestros hijos, permitirles desarrollar su potencial y hacer lo posible por que estén sanos y felices. Tenemos que dejar que el niño de tres años escale árboles y que el de cinco use cuchillos.
¿Qué hacían mis pequeñas de 3 y 6 años para que yo me pusiera así? Cosas de niños, descuidos, percances y actitudes que me irritaban hasta perder el control. Os puedo asegurar que no es fácil escribir esto. No es un periodo de mi vida que me guste recordar porque me odiaba mucho a mí misma.
Nunca he sido muy fan de los propósitos de Año Nuevo. Prefiero proponerme objetivos que sé que puedo ir cumpliendo poco a poco y valorar cada paso que voy dando y cada etapa que cumplo, para así llegar al fin que me he propuesto. Lo que no hago es proponerme objetivos inalcanzables que añadan estrés a mi vida.