magui-mira

vargas llosaFue mi admirada y so√Īada Ana Bel√©n la que me descubri√≥ hace apenas tres a√Īos, su pulso firme y su mirada: la de una mujer que trata siempre de ara√Īar la superficie del mundo que vivimos para extraer, con arte y con palabras, las sutiles enredaderas de las relaciones emocionales - y, por tanto, pol√≠ticas - que nos definen como seres humanos.