mediocridad

¿Quién iba a decir que el existencialista de Sartre tenía su guasa? Resulta que la tenía y la tiene, como comprobarán los