muerte de adolfo suarez

Estas son cuatro palabras que definen la traición. Pocas cosas me resultan más repugnantes. Adolfo Suárez jamás pidió conocer el contenido de aquella entrevista en Jueves a Jueves de 1986. Ahora que está muerto podrán decir lo contrario, nosotros sabemos a la perfección cómo fue aquella noche.
M√°s de una quincena de personalidades internacionales asistir√°n al funeral de Estado por el expresidente del Gobierno Adolfo
Las prisas de los líderes del PSOE por alcanzar el poder hegemónico (habrían aceptado una democracia sin que se legalizara el Partido Comunista) les hizo descalificar al presidente del Gobierno al que ahora ensalzan y valoran como deberían haber hecho en su momento.
Teodoro Obiang, dictador de Guinea Ecuatorial, asistir√° este lunes al funeral de Estado de Adolfo Su√°rez en Madrid. Adem√°s
Una impresionante cola sal√≠a de las puertas del Congreso para despedirse del expresidente de Gobierno. Una sociedad que se muestra agradecida con su democracia es una sociedad viva; aunque sea ante la muerte. ¬ŅAgradecimiento? ¬ŅReconocimiento? ¬ŅSimplemente luto?
Madrid ha dicho adiós a Adolfo Suárez. Miles de ciudadanos han salido a las calles para despedir al primer presidente de
Cuando en julio de 1976 Adolfo Su√°rez recibi√≥ del rey Juan Carlos I el encargo de formar un nuevo Gobierno, la econom√≠a espa√Īola comenzaba a remontar la crisis creada con el precio del petr√≥leo. No era dif√≠cil que la incipiente recuperaci√≥n econ√≥mica se frustrase pronto, lo que ocurri√≥ ya en 1979.
Adolfo Suárez transcurrió entre la picaresca y la épica. En puridad podría decirse que fue un pícaro que devino en héroe, un trepa del franquismo valiente y algo chuleta que cuando los avatares de la Patria le colocan en primer plano sacrifica su pasado y arriesga su vida, literalmente, y lo que es más doloroso el reconocimiento de los suyos.